Qué le pasó a Gonzalito...?

Photo crop (perforated A)

28 de octubre 1977- 9 de agosto 2007 Q.E.P.D

El martes 7 de agosto de 2007, alrededor de las 23hs, Gonzalo finalizó su clase de boxeo en el gimnasio Urquiza -ubicado en la calle Rivera 5158, en Villa Urquiza- y salió caminando junto a Osvaldo Gastón Matera. Doblaron en la calle Bauness y -antes de cruzar Cullen- fueron sorprendidos por al menos cinco personas. Los atacantes que le tendieron la emboscada, habrían descendido de dos autos y sin mediar palabra, empezaron a dispararles.
Gonzalo, recibió un disparo en uno de sus muslos; con ese balazo lograron reducirlo, y después le dispararon dos veces más en la cabeza. Ingresó al hospital en coma y con pérdida de masa encefálica. Agonizó con muerte cerebral en el hospital Pirovano.
Pero a pesar de los esfuerzos de los médicos, no logró sobrevivir a tan cruento y cobarde ataque.
Tras 30 horas de agonía, falleció en el Hospital Pirovano de Buenos Aires. Su deceso se produjo a las 7.20 hs del 9 de agosto de 2007.
 
Este ataque respondió a la feroz interna que desde hace un tiempo sacude a Los Borrachos del Tablón; producto de la disputa entre Alan Schlenker y Adrián Rousseau. El origen del conflicto se produjo el 11 de febrero de 2007, cuando facciones comandadas por Alan y Adrián se enfrentaron en la zona de los quinchos del club River Plate. La lucha dio comienzo a la interna para determinar quién comandaría “Los borrachos del tablón” entre ambos codiciosos ex líderes (íntimos amigos en un primer momento y hoy enemigos acérrimos); y apañados por el ex presidente del Club, José María Aguilar y su secretario Mario Ernesto Israel.
Dicha interna desencadenó el repudiable crimen de Gonzalo, producto de la envidia de Alan y William Schlenker y su obsesión por no perder su liderazgo; al ser Gonzalo el más respetado, querido por los hinchas y socios del club; y que perfilaba por su carisma a líder natural.

De la emboscada planificada siniestramente por los hermanos Schlenker y Maximiliano Lococo participaron al menos 15 personas. A todos los involucrados se les adjudicó haber concertado con sus consortes de causa (Alan Schlenker "Rubio", William Schlenker "Willy", Pablo Alejandro Álvarez “Bebote”, Rubén Eduardo Pintos “Oveja” , Pablo Alfredo Girón “Cuca”, Raúl Alejandro Etcheverry “Balá”, Martín Maximiliano Lococo “Pluto”, Andrés Alejandro Torres “Raba”, Eduardo Roberto Del Valle “Monzón”, Matías Kraft “Kevin”, Carlos Ariel Berón “Urko”, Roque Emanuel Antonio Raposo “Rocky”, Victor Antonio Videla “Tody”, Christian Rogelio Spinelli “Gato”, Sergio Alejandro Piñeiro “Pelado” y Osvaldo Gastón Matera “Negro”; un plan común con el objeto de dar muerte a Martín Gonzalo Acro.

El asesinato de Gonzalo marcó un hito en la violencia en el fútbol de Argentina, convirtiéndose en el primer crimen por encargo en el fútbol de nuestro país. Su pérdida dejó además, una profunda huella en la historia reciente de River Plate.

El juicio oral por el crimen de Acro se inició luego de más de 3 años y medio de impunidad, el 15 de marzo del 2011. El Tribunal Oral Criminal número 15 (TOC 15), conformado por los jueces Héctor Grieben, Fabián Decaria y Javier Anzoategui juzgaron a 6 de los procesados: Alan Schlenker, William Schlenker, Martín Lococo Pablo Girón, Rubén Pintos y Ariel Luna.

La familia Acro y la sociedad argentina toda, estuvo a la espera de un fallo ejemplar del TOC N°15, acompañado de un competente accionar por parte del fiscal de Juicio Gustavo Gerlero; para que el asesinato de Gonzalo sea decidido en justicia y la impunidad de todos los imputados finalice.
 

* Un fallo histórico
 
El 8 de septiembre de 2011 la Justicia confirmó la teoría que se sembró desde un principio: que el crimen se relacionaba con la interna de la hinchada de River y entendió que sus asesinos habían planeado el crimen. Por eso, el Tribunal Oral en lo Criminal 15 aplicó condenas inéditas para barrabravas en la historia argentina.
 
Los hermanos Alan y William Schlenker, ex líderes de la barra brava de River Plate, fueron condenados a prisión perpetua como “instigadores” del “homicidio calificado” de Gonzalo, pero no irán a prisión que quede firme la sentencia. Asimismo, fueron condenados a la misma pena "Cucaracha" Girón, Ariel "Colo" Luna y Rubén "Oveja" Pintos, quienes seguirán detenidos tal cual llegaron al juicio, en tanto que Martín "Pluto" Lococo fue condenado a diez años de prisión por ser considerado “partícipe necesario” del homicidio. Hasta que la pena de Lococo y los hermanos Schlenker esté firme, la Justicia les prohibió la salida del país y los obligó a entregar sus pasaportes, establecer un domicilio fijo y tener que presentarse a principios de cada mes ante la sede del Tribunal Oral Criminal 15, el cual realizó el debate.
 
Pintos, Girón y Luna fueron condenados por ser considerados coautores de “homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso real, con tentativa de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas”. A Luna también lo condenaron por portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal y a Girón, por resistencia a la autoridad.
 
A poco de comenzar, en este juicio fue excluido Sergio "Pelado" Piñeiro, otro de los acusados, a raíz de que padece problemas psiquiátricos, por lo que a futuro se decidirá su situación judicial. Además, Alan Schlenker afronta otra causa por homicidio en San Isidro, donde se le imputa el haber matado a un dealer que le habría vendido drogas a su hermano William. Por esa causa, Alan había sido detenido en pleno juicio del asesinato de Acro, pero luego pudo obtener la excarcelación al pagar una fianza.

...A quién brilla con luz propia, nadie puede apagar...